You are currently viewing la SAT y el Cierre Temporal de Empresas

“Conozca La Importancia de Cumplir con las normas tributarias para evitar las consecuencias económicas del cierre Temporal de Empresas, Establecimientos o Negocios”

Las normas en materia tributaria tiene entre sus principales fines el estricto cumplimiento de los requisitos fiscales en las actividades de comercio, servicios, agricultura o de servicios con la intención de formalizar la economía dándole así una mayor certeza jurídica.

En ese sentido, el sistema tributario en Guatemala influenciado por directrices internacionales ha encauzado la lucha en contra de las infracciones tributarias con sanciones que afectan directamente la economía de las empresas.

Siendo uno de los mecanismos o procedimientos de sanción mayormente utilizados el cierre temporal de empresas, establecimientos o negocios.

Este procedimiento tiene fundamento en los artículos ochenta y cinco (85) y ochenta y seis (86) del Código Tributario, los cuales establecen las infracciones sancionadas con el cierre temporal y su procedimiento.

Resulta importante mencionar que dentro de las infracciones sancionadas con el cierre temporal se encuentra el no entregar facturas, notas de crédito, nota de débito u otros documentos exigidos por las leyes tributarias, así como también, el no cumplimiento con  forma y plazos requeridos.

Es decir, este tipo de sanciones no se imponen a infracciones consideradas graves sino que la Administración Tributaria lo ha enmarcado como un procedimiento en la lucha contra las infracciones consideradas de menor grado.

Es de conocimiento público que en los últimos años la Superintendencia de Administración Tributaria  ha intensificado la fiscalización e implementado nuevos mecanismos que suponen una mayor auditoría a los contribuyentes sean estos pequeños, medianos o grandes en aras de alcanzar las brechas fiscales.

La asesoría fiscal de las empresas es importante para poder prevenir este tipo de sanciones que tiene como consecuencia el cierre temporal de los negocios hasta por 20 días continuos y una pérdida económica incalculable para algunas empresas.